3 de enero de 2013

¿Das buenos consejos?

1. Un día descubrís que uno de tus amigos anda en malos pasos. ¿Qué hacés?

2. ¿Tus amigos se acercan a platicar con vos cuando tienen algún problema?

3. ¿Qué creés que debe hacer una chica que sale con su novio a escondidas de sus papás?

4. Este viernes hay una supersiesta a la que seguro no los dejarán ir, así que tus cuates deciden ir a escondidas. ¿Vos que hacés?

5. ¿Te agrada que la gente se acerque a vos para pedirte algún consejo o ayuda?

6. ¿Alguna vez te han dicho que sos una persona centrada y madura?

7. Estás en una fiesta cuando de pronto una de tus amigas le cae un chavo de película, quien ofrece llevarla a su casa. ¿Qué le aconsejarías?

Respuesta:

¿Ayuda? Para nada. Vos no sos bueno para dar consejos. Al contrario, pareciera que no te importa en absoluto lo que hagan los demás, así sean tus mejores amigos. Siempre y cuando no te afecte a vos, ellos pueden decidir lo que quieran para su vida y mejor si no te preguntan qué hacer, pues suficiente tenés con tus clavos.

Consejero a medias No estás tan perdido a la hora de dar consejos; inclusive no te molesta pero tampoco es algo que te guste hacer todos los días. Solo pensá cuantos de los consejos que has dado han ayudado a la gente y te darás cuenta que lo hacés bien. Eso que los demás se acerquen a vos es por algo, no lo olvidés…

Un angel de la guarda ¡Buen trabajo! Vos sos como un ángel para tus amigos, siempre que se te acercan para pedirte un consejo lo hacés con todo gusto y consciente que tus palabras les pueden evitar muchos problemas. Seguí así y verás que la vida pronto te recompensará por tolo que has hecho por los demás.