21 de enero de 2013

Me consideran recha… ¿qué hago?

 

Si por más que te esforzás por pertenecer a un grupo, sentís todo el tiempo que tus compañeros/as de clase no te aceptan y generalmente te encontrás solo/a para realizar las tareas de grupo, nunca te invitan a las fiestas y muchos de ellos te apodaron: el/la “recha” de la clase, entonces seguí leyendo.

 

Si ya te etiquetaron, ¿qué podés hacer? Aquí te damos algunas sugerencias que investigamos entre jóvenes, expertos y libros para ayudarte a darle punto y final a esta situación y así le des la vuelta a la página.

 

  1. Querete: hacé una lista de tus cualidades y aceptá tus diferencias y defectos; esto te dará confianza y seguridad en vos mismo/a.

 

  1. Marcá límites: jamás te considerés ni aceptés ser un “recha”. Puede que hayás dejado que alguien más te etiquete así, reconocé que te molesta y trazá límites. Recordá que serás tratado/a como vos lo permitás.

 

  1. Dejá de fingir: puede que para caerles bien, estés fingiendo tener otras costumbres, más dinero y te las llevés de “muy salsa”, pero si no sos auténtico/a, los demás lo percibirán. Por ello sé siempre vos mismo/a y empezá por reconocer lo que tenés, el lugar de donde provenís y tu familia.

 

  1. Hacé amigos: buscá actividades en donde podás encontrar nuevas amistades, como formar parte de un equipo, asistir a clases de baile, aprender un segundo o tercer idioma, pertenecer a un voluntariado o a un grupo juvenil de la iglesia.

 

  1. Cuidate: por dejadez puede que estés faltando al cuidado personal. ¡Alto! Recordá que cuidar tu vestimenta, alimentación e higiene personal te abren las puertas al mundo exterior.

 

  1. Valorate: si sos uno de esos que anda a cada rato lamentándose, dando quejas o sos muy egoísta, es probable que no seás una buena compañía. Presumí lo interesante que sos, reconocé tus logros y aprendé de tus fracasos.

 

  1. Ubicate: tené en claro tus valores y conforme a ello elegí tus amistades.

 

  1. Actualizate: preocupate por tu crecimiento personal, leé e informate, eso te dará más seguridad y temas de conversación.

 

  1. ¡Firmes!: el lenguaje corporal es importante, así que evitá caminar encorvado mirando hacia el suelo como si no existieras, porque es peor. Caminá seguro y con la vista en alto.

 

  1. 10.  Reflexioná: vale la pena que te preguntés porqué querés pertenecer a ese grupo. Puede que allí esté la clave y no sea necesario “ser parte de” para sentirte bien.

 

Es super importante recordar que el mundo es como un espejo. Así como te ves, te ve la gente. La etiqueta que vale es la que vos mismo/a te pongás, esa va a ser la que los demás lean en vos. Y, sobre todo, ponete buzo porque las personas te tratarán como vos lo permitás.

 

Buylling

 

Considerar a una persona como “recha” puede estar ligado a la violencia constante entre compañeros en centros educativos, en la cual uno o más individuos tienen la intención de intimidar y hostigar a otros. Este abuso de poder entre jóvenes en edad escolar se conoce como buylling.

Recha

Es la persona que no es aceptada por el grupo dominante popular por no tener los mismos intereses o por carecer de habilidades para socializar. Se caracteriza por tener una baja autoestima, no valorarse y no respetarse. Por lo tanto, no es tomado en cuenta ni es invitado a actividades e incluso es objeto de burla. Los “rechas” suelen pertenecer a las minorías.

 

Si en tu clase encontrás compañeras/os que son etiquetados como “rechas”, podés encontrar en ellas/os, verdaderas amistades que comparten gustos e intereses que no necesariamente deben ir con los de los demás.

 

Fuentes: psicóloga Gabriela Monroy, teléfono: 2321 0101; psicólogo Guido Aguilar, teléfono 2368 0229; y el libro Quiúbole con…, de Gaby Vargas y Yordi Rosada